Enrique Corcuera construyó la primera pista de pádel de la historia en su finca de Puerto de Acapulco. Aún no se sabía que el pádel Outdoor y Indoor iba a convertirse en un deporte que, con el paso del tiempo, atravesaría fronteras y congregaría multitudes.

  1. El Pádel es un gran invento
  2. El Pádel es un deporte que seduce
  3. Pádel outdoor y Pádel indoor

1.- El Pádel es un gran invento

Tenemos muchos jóvenes seguidores amantes del Pádel que se dirigen a este blog para enriquecernos con sus comentarios y preguntas.

Algunas respuestas precisan del superior conocimiento de un experto. Por ese motivo le pedimos cita a Roberto López, de paso por España, que se hace un hueco en su apretada agenda para recibirnos en el hotel Wellington de Madrid.

Roberto López -don Roberto- puede considerarse uno de los que vivió los tiempos heroicos del pádel, cuando empezó a popularizarse a principios de los años 80.

Conoció a Roberto Gattiker, a Jaime Romandía, a Cachito Nicastro, a los hermanos Francisco y Mario Fernández, a Mario Dreyfus, a Alejandro Lasaigues, a Javier Maquirriain y a tantos otros pioneros.

“No deje de mencionar a ninguno” me ruega don Roberto y así lo hago.

Con una sonrisa nostálgica nos dice que conoció a Bibiana Delavedova de Corcuera, una dama singular, la esposa de Enrique Corcuera, que redactó y editó, para obsequiar a su marido, el primer reglamento del juego.

Bibiana tuvo un papel destacado en la expansión de este deporte por todo el mundo. Don Roberto también tuvo ocasión de estrechar la mano de Alfonso de Hohenlohe, que instaló la primera pista de pádel en España, en el Marbella Club, un hotel resort de su propiedad.

Para aquellos que aún no lo sepan, la historia del pádel empieza en los primeros años de la década de los 60 del pasado siglo. En efecto, en 1962 un empresario mexicano, Enrique Corcuera, construyó la primera pista de pádel de la historia en su finca de Puerto de Acapulco.

En aquel momento, don Enrique aún no sabía que el pádel iba a convertirse en un deporte que, con el paso del tiempo, atravesaría fronteras y congregaría multitudes.

Las primeras pistas de pádel copiaban el diseño original de Enrique Corcuera, una superficie de 20 x 10 metros al aire libre rodeada de un muro.

2.- El pádel, un deporte que seduce

Nos cuenta Roberto López que en Buenos Aires tuvo que vivir la preocupante situación que se generó a principios de los años 90, como consecuencia de la crisis económica.

Dice don Roberto: “En el año 1992 muchos argentinos, motivados por salir de la crisis económica, aprovechaban cualquier espacio urbano o suburbial para instalar una cancha, aunque no tuvieran ningún conocimiento de este deporte y de todo lo que le rodea.

En aquella época el prestigio del Pádel estuvo a punto de venirse abajo. Pero hacia el año 1995 ya se había producido algo así como una selección natural, la mayoría de estas aperturas se vieron obligadas a cerrar y solo quedaron los mejores clubs, con las mejores instalaciones y los más fervientes practicantes.

Sorprendentemente en esos años el pádel experimenta una gran de transformación. (…) En esos años de crisis en la Argentina, se producen dos hechos significativos. Por una parte, no cesa de aumentar el número de practicantes y, por otra, se pasa del “outdoor” al “indoor” como modalidad predominante.

Si bien es cierto que la crisis había afectado al patrocinio de los campeonatos y que la dotación de los premios para los ganadores descendió notablemente, pero no tardaría en recuperarse”. Y como hay que preguntárselo, me intereso por su opinión entre el Pádel indoor y el outdoor, lo que viene a continuación.

3.- Pádel outdoor y Pádel indoor

Dice Roberto López: “Esto que le voy a decir no es más que una opinión, mi opinión, pero es que para entender el éxito del pádel hay que entender que es un deporte familiar.

Las familias, con los niños, se reunían en la cancha y antes del asado los adultos jugaban sus partidos. Que las mujeres se incorporaran rápidamente a su práctica ha tenido una enorme importancia para su difusión.

Muchos de los niños que acompañaban a sus padres acababan por seguir la afición familiar y se convertían en magníficos jugadores de Pádel. Eso es estimulante para todos y creo que el que no sea un deporte de contacto, como el fútbol o el baloncesto, también contribuye a darle al Pádel su marcada personalidad.

Y ya que me pregunta por el llamado pádel indoor le diré que la primera cancha de cristal la instaló Máster Producciones en 1989. Coca Cola había suscrito un acuerdo de patrocinio de 20 competiciones anuales por toda la Argentina y en cada sede principal se instalaba una cancha de cristal.

Al principio, las canchas de cristal no fueron del agrado de los más veteranos que apreciaban el juego al aire libre.” Roberto López no se considera un experto jugador; de hecho, nunca llegó a jugar competiciones oficiales y su papel estuvo más focalizado en organizar torneos, coordinar los esfuerzos de promoción, especialmente con socios españoles y negociar contratos de patrocinio.

“Como jugador he sido tan modesto como apasionado, así que nunca llegué a desarrollar las dotes técnicas de Roberto Gattiker o Alejandro Lasaigues o las habilidades de Cachito Nicastro, a los que profesé una sincera admiración.

La gente que ha jugado en la modalidad outdoor le cuesta menos adaptarse al indoor. Jugar al aire libre significa adaptarte al viento y a otras inclemencias.

Claro que la pista cubierta te permite jugar en cualquier circunstancia, llueve, haga viento, frío o calor.” También nos dice don Roberto que los jugadores más expertos prefieren las pistas outdoor, es decir las pistas al aire libre; la ausencia de techo les hace despreocuparse de la elevación que alcanzan los “globos” que lanzan y que las pistas indoor suelen ofrecer ángulos de sombra que pueden desconcertar a los jugadores.

Asegura don Roberto que para los promotores, como es su caso, el mantenimiento de las instalaciones indoor es más sencillo y económico. Y concluye: “Sigo disfrutando del Pádel a mi edad y lo disfruto como el primer día, sin afán de ganar ningún torneo, ni siquiera el de imponerme a mi rival. Pero eso me permite hacer un sano ejercicio físico y… no me puedo quejar de mi estado de conservación”, dice esto y se ríe. “Naturalmente, yo prefiero el aire libre, porque de ese modo empecé a jugar”

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar