Sígueme en

Sabrina Mannina

Instructora de Calistenia
5to lugar Venezuela Pole Championship
Sígueme en

Si tu objetivo es mejorar lo que has hecho hasta ahora deportivamente y dar un paso más, en este post te ofrecemos 7 consejos útiles para que puedas superar tus marcas.

ÍNDICE DE CONTENIDOS

Esto no es para todo el mundo.

Consejo 1: Identificar al verdadero adversario

Consejo 2: Pásatelo bien

Consejo 3: Decidir tus propias metas: razonables y ambiciosas

Consejo 4: Cuida la alimentación

Consejo 5: Hidrátate

Consejo 6: Respiración y aire libre

Consejo 7: Recupera, descansa y duerme

Esto no es para todo el mundo

Hace algún tiempo decidiste que ya estaba bien, que ya era suficiente y dejaste de considerarte un vulgar Rambo de oficina y te pusiste en marcha.

Solo o con algunos colegas empezaste a mover un poco en serio el esqueleto, empezaste a practicar deporte. Sin fanatismos. Da lo mismo la actividad que eligieras.

Bien fuera bajo el techo de un gimnasio o en pistas a cielo abierto, el deporte te abrió a nuevas sensaciones. Las experiencias relajantes después de la actividad deportiva, la camaradería con los compañeros y con los rivales han sido alicientes que han contrarrestado algunos momentos de crisis interior, cuando en algún momento has estado a punto de dejarlo, de mandarlo todo a rodar.

Pero ahora ya te has consolidado, no solo no prevés una nueva crisis de vocación sino que te gustaría tomártelo más en serio. No pretendes llegar a profesional de nada pero quieres mejorar tu practica deportiva, mejorar lo que has hecho hasta ahora y dar un paso más.

Si te identificas con alguna de las  170 palabras que llevo escritas, ¡perfecto! lo que viene a continuación te puede interesar.

Consejo 1: Identificar al verdadero adversario

Cuando te haces el noble propósito de mejorar tu rendimiento deportivo, no está de más advertir los riesgos.

El primero de ellos eres tú mismo y tus expectativas. Más rápido, más intenso, más largo y más y más. Son errores peligrosos porque suelen causar sobrecargas, malestar y desánimo, nos viene a decir el Dr. Theodor Stemper, de la Bergische Universität Wuppertal.

La conclusión es simple, en este como en otros casos, menos es más. Ir paso a paso y poco a poco te llevarán más lejos y te aseguran el alcance tus objetivos. Escucha a tu cuerpo con atención y amabilidad.

Tu organismo se recupera con más facilidad después de un entrenamiento de lo que te recuperaste en el anterior en el que hiciste el mismo esfuerzo.

Se le llama Principio de Supercompensación y es la base del entrenamiento deportivo, el correcto equilibrio entre el esfuerzo físico y la recuperación. A fin de apoyarte en tu noble empeño, he consultado a los expertos y a continuación te resumo lo que me cuentan.

Consejo 2: Pásatelo bien

Si tu propósito de mejora deportiva ha de ser un gran sacrificio, tal vez sea mejor pensar en otra cosa. Si el cuerpo no te lo pide, si no te da alegría pensar en el entrenamiento de esta tarde, es difícil que puedas sacar algo positivo. No tienes ninguna obligación.

Pero si realmente te mola, si cuentas las horas que faltan para subir a la bici, tirarte a la piscina, salir a correr o levantar la barra con las pesas, estás en el buen camino. Estás a pocos pasos de ser imbatible.

Consejo 3: Decidir tus propias metas: razonables y ambiciosas

No dejes que nadie te diga lo que has de hacer contigo. Puedes consultar a especialistas, escuchar a amigos y colegas y documentarte en bibliotecas y en internet, pero al final quien toma la decisión eres tú.

Recuerda que nada sustituye la voz de tu propio cuerpo, que al final es el que manda. Entonces trázate unas metas razonables y ambiciosas y un plan. Si lo escribes aún mejor.

El mejor plan es aquel que se puede seguir, por lo tanto es recomendable que tenga algunas características. Que sea realista, concreto, medible y tenga calendario.

Consejo 4: Cuida la alimentación

Practiques el deporte que practiques, una alimentación adecuada te ayudará a alcanzar tus metas.

Presta mucha atención a lo que comes. Huye de las restaurantes de comida rápida, evita los alimentos procesados, la comida chatarra, el azúcar, los dulces y las bebidas alcohólicas.

Con esto ya habrás dado un gran paso. Incluye en tu dieta vegetales de hoja verde, carnes frescas con poca grasa y cereales integrales. Pero esta recomendación genérica debes adaptarla a las necesidades de tu organismo y debe ser coherente con el deporte que practicas.

Después de todo no es lo mismo prepararte para una maratón que para una prueba de levantamiento de peso. Que los suplementos dietéticos deportivos no te impresionen. No hay ningún suplemento milagroso aunque su publicidad te lo quiera hacer creer.

Consejo 5: Hidrátate

Bebe agua. Un zumo recién exprimido de vez en cuando te ira bien, pero evita los zumos de fruta envasados que, por mucho que lo nieguen en los reclamos publicitarios, no dejan de ser bombas de azúcar. Hidrata pero hazlo correctamente.

Una sobrehidratación tampoco es conveniente. Por calurosas que sean las condiciones del entrenamiento o la competición, difícilmente tu cuerpo podrá metabolizar correctamente un litro de agua por hora.

La sobrehidratación también causa pérdida de rendimiento y problemas de salud que pueden presentarse en forma de náuseas, vómitos e hinchazón.

Consejo 6: Respiración y aire libre

Estudios recientes indican que los deportistas que entrenan sus músculos respiratorios mejoran su rendimiento físico hasta un 12%.

Inspirar por la nariz tiene efectos positivos, como la termoregulación cerebral, la regulación de los ciclos de sueño y vigilia, además favorece las funciones endocrinas, lo que no ocurre al respirar por la boca.

Variar la rutina de entrenamiento y prepararte una sesión al aire libre, con buena calidad de aire solo te puede ir bien.

Consejo 7: Recupera, descansa y duerme

Recuperar no solo es reponer nutrientes y líquidos. Necesitas descansar. Programa tus descansos con el mismo celo que preparas tus entrenamientos. Para que músculos, articulaciones y otros tejidos de tu organismo estén en plena forma necesitan del descanso reparador.

Puedes programar uno o dos días a la semana para un descanso activo. Cambiar la rutina de entrenamiento habitual por otra más suave, una caminata o un paseo en bicicleta pueden ser una buena actividad para estos días.

Dormir entre 7 y 9 horas, según tu necesidad, es imprescindible para que tus propósitos se vean coronados por el éxito.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar